10 Preceptos básicos para el profesional del Email Marketing perfecto

mailing marketing

Imagen: Diseñado por Freepik

 

Si alguna vez os habéis mudado a otra ciudad, sabréis lo que es que os salgan amigos de debajo de las piedras. De pronto, todo el mundo quiere verte y, de paso, ganarse una estancia gratuita en la ciudad europea de moda. O igual el que se ha ido fuera es un conocido, y eres tú quien tiene ganas de retomar esa relación que casi habías olvidado, pero que ahora te parece interesantísima.

 

Aunque parezca disparatado, este fenómeno de las “vacaciones por el morro” tiene mucho en común con la labor del profesional del email marketing. Para empezar, a todas esas visitas sorpresa, como a tu estrategia de email, no se las puede ignorar.

 

Pero además, el propio profesional del email marketing es, a la vez, un huésped en la bandeja de entrada de sus suscriptores y un anfitrión para los que entran en contacto con su marca, así que, para dar con la estrategia de emailing perfecta, debemos dominar ambas facetas.

 

Para que que tu estrategia de email marketing despegue, y para que de paso te conviertas en el perfecto huésped y anfitrión, hemos creado el decálogo de consejos definitivo. ¿Quieres conocer los preceptos básicos? Aquí están:

 

Decálogo de consejos para profesionales del email marketing

  1. No aparezcas por sorpresa

 

Tanto si vas a enviar un email como si vas a visitar al primo que se ha marchado a París, una cosa tienes que tener clara: pide permiso antes.

 

En el emailing, esto se traduce en desarrollar tu lista de contactos de forma orgánica, con gente que haya dado su consentimiento explícitamente, preferiblemente con un sistema de doble opt-in.

 

No compres listas: corres el riesgo de caer en una trampa para spam, tu reputación de remitente se verá afectada por la baja interacción y estarás gastando dinero en gente que realmente no tiene interés en tu negocio.

 

2. Tenlo todo limpio y ordenado

 

En el mundo del emailing existe una especie de miedo irracional a limpiar las listas de contactos. ¡¿Pero cómo voy a eliminar a esos suscriptores que tanto me ha costado conseguir?!

 

Sí, la costumbre de coleccionar contactos cuál síndrome de Diógenes es tan común como peligrosa. Enviar campañas a lectores que las eliminarán sin siquiera abrirlas puede afectar de forma significativa a tu reputación de remitente. Por ello, es importante que elimines de tu lista a estos suscriptores sin interés, para asegurarte de que tus tasas de apertura, de rebotes y de spam se mantienen en unos niveles saludables.

 

Segmenta tu lista y envía una campaña de reactivación a aquellos que no han abierto un email en los últimos 3-6 meses, informándoles de que vas a darles de baja y dándoles una oportunidad para expresar su interés, si aún quieren seguir en ella.

 

3. Escucha a tus clientes

 

La información está ahí. Cada vez tenemos más y más datos sobre el perfil de nuestra audiencia, sus comportamientos y sus preferencias. Lo único que debemos hacer es prestar atención y usar las herramientas adecuadas para realizar un seguimiento de los que nuestros clientes quieren y lo que se dice de nosotros en la red.

 

4. Sigue las normas de la casa

 

La casa, en este caso, son los proveedores de servicios por Internet (ISPs). Para mantener una alta tasa de entregabilidad, es importante conocer sus requerimientos, así como las normas relativas al correo no deseado. Seguir sus consignas nos permitirá mantener una reputación de remitente sólida y que nuestras campañas sean bien recibidas por los ISPs.

 

5. No abuses de la hospitalidad de tus anfitriones

 

Si un contacto ha decidido que no te quiere más en su bandeja de entrada, respétalo.

 

Si tu campaña de reactivación no ha funcionado o tu suscriptor ha solicitado abandonar tu lista, es el momento de decir adiós de forma rápida. Puedes enviarle un último email confirmando que ha sido dado de baja, dándole las gracias y pidiéndole su opinión sobre tu servicio con una pequeña encuesta. De este modo, la última impresión de tu marca será positiva.

 

6. Mantente al tanto de lo que ocurre

 

Un buen anfitrión es aquel que hace lo posible por ayudar y resolver los problemas que puedan surgir.

 

Una señal de alarma de tus estadísticas de email, como un aumento repentino en tu tasa de rebotes o unas tasas de apertura inusualmente bajas, puede indicar un problema de entregabilidad. Analiza tus resultados para poder corregirlo a tiempo.

 

Lo mismo ocurre con los problemas técnicos en tu plataforma. Reconocerlos rápidamente, disculparse y ofrecer información útil sobre cuándo estará resuelto el asunto humanizará a tu marca y la hará más transparente.

 

7. Ten un libro de visitas

 

Animar a los usuarios a dejar opiniones es la mejor forma de compartir con otros el éxito de tu negocio. Ya sea en forma de testimonio, estudio de caso o de evaluación de tus productos, este tipo de iniciativas mostrará a clientes potenciales que tanto tú como tus usuarios creen en la calidad de tu servicio.

 

8. Sé amable y cercano

 

Parece una obviedad, pero tanto en el mundo del marketing por email como en el de las visitas sorpresas, la amabilidad y la cercanía son a veces pasadas por alto.

 

Ofrece un canal para que tus contactos se pongan en contacto contigo y te transmitan sus opiniones y problemas. A veces, es tan fácil como pasar de una dirección noreply@dominio.com a una habilitada para recibir los mensajes (buenos y no tan buenos) de tus contactos.

 

9. Anticípate a los periodos más intensos

 

Para los que ven su casa ocupada por constantes visitas, esto consiste en hacerse con un calendario en el que ir apuntando quién va a dejarse caer en cada puente, para evitar que el salón se convierta en el camarote de los hermanos Marx.

 

Para el profesional del marketing, esto se traduce también en tener una planificación detallada de la estrategia de emailing para la temporada festiva, empezando por los objetivos que se quieren lograr y desgranando las campañas que nos ayudarán a alcanzarlos.

 

10. No hagas promesas vacías

 

Si le dices a tu anfitrión que le llevas algo de embutido, llévale algo de embutido.

 

Al final, las relaciones personales, como las relaciones entre marcas y clientes, se basan en la confianza. Explica a tus contactos qué tipo de comunicaciones pueden esperar por tu parte y mantén la promesa. Así de simple.

Pues ya está: aquí están las normas de etiqueta en el email marketing. Ya sabemos cómo convertirnos en los profesionales del emailing perfectos, y de paso hemos aprendido cómo impulsar nuestra puntuación personal en AirBnB.

 

Bea-copyAgradecemos a Bea Redondo Tejedor  por ofrecernos muy buenos consejos para hacer un buen email marketing 🙂

Ella es la Content Manager de Mailjet  plataforma líder de Europa para la creación y el envío de emails de marketing y transaccionales. Apasionada de las historias y cualquier forma de comunicación, trabaja para crear contenidos útiles que ayuden a emprendedores y empresas a sacar el máximo partido a su estrategia de email.  @mailjet_es